consejos-teletrabajo

Consejos para trabajar desde casa

El coronavirus nos ha pillado más que desprevenidos. Ante este hecho cada vez más empresas han decidido optar por el teletrabajo como parte de sus sistemas de gestión. En Denocheydia no vamos a ser distintos y hemos decidido que en estos tiempos tan difíciles la mejor alternativa es la de quedarse en casa y evitar poner en riesgo a quienes nos rodean. Sólo así y con un poco de responsabilidad ciudadana conseguiremos frenar el COVID-19.

¿Pero qué hay de ti? ¿Estás dudando sobre si serías capaz de trabajar desde casa? No tienes de que preocuparte, desde Denocheydia te damos una serie de consejos que te ayudarán a ser más productivo pese a todas las posibles distracciones que puedas llegar a encontrarte a tu alrededor en ese pequeño espacio ubicado en tu hogar que poco tendrá que ver con el de tu oficina física pero que oye, puede ser igual de válido.

¡Comenzamos!

  • El primer paso es establecer un horario fijo de trabajo. Te recomendamos que trates de mantener tu horario laboral, ese que tienes en tu oficina, por ej de 9 a 17h. Madrugar contribuirá a mejorar tu productividad, por tanto, levántate de la cama, disfruta de un breve desayuno y ponte al lío. Cuanto antes entres, antes saldrás.
  • Imagina que tienes que ir a la oficina. Establece una rutina. Ponte una alarma, desayuna, saca a pasear a tu perro u animal de compañía… Y después configura tu cuenta de Google o tu sistema de trabajo colaborativo para tener a mano todo aquello que necesites.
  • Prepara un calendario en línea o un documento de trabajo que te permita conocer el tiempo que le dedicas a cada proyecto. Organiza tus reuniones, eventos. Es fundamental que midas los tiempos de trabajo, tal y como harías en caso de estar en tu oficina.
  • Asigna una habitación. Un sofá, un salón…no son los mejores lugares para trabajar. Busca un lugar cómodo, bien iluminado. Si tienes un despacho en casa mejor, porque no encontrarás mejor lugar que ese. Eso sí, no olvides quitarte el pijama, vestirte implica cambiará por completo tu chip.
    Piensa que es un lugar sólo para trabajar, es mejor definir espacios. Además, intenta que tu mesa de trabajo esté limpia y ordenada, no escatimes en recursos, puede que tengas que utilizar ese espacio en más de una ocasión.
  • Entendemos que es muy difícil mantener la productividad durante todo el día. Si crees que esto puede ocurrirte, te recomendamos que abordes las tareas más difíciles del día durante las primeras horas y que después te limites a tareas más cotidianas, aquellas que se puedan hacer con mayor facilidad. Puede que la técnica pomodoro pueda ayudarte durante este proceso.
  • No atiendas el móvil. Si consideras que este puede ser una distracción, es mejor que dejes las llamadas importantes para cuando te encuentres lo suficientemente despierto.
  • Respeta las actividades programadas durante el día, pero no temas a cambiar tu agenda. Los imprevistos están ahí para romper con tu actividad del día. Lo importante es que aprendas a gestionarlos de la mejor manera.
  • En caso de que necesites estar en contacto con tus compañeros e incluso con algún cliente, recuerda que herramientas como Skype, Hangouts o Whatsapp te ayudarán. Así mismo, si se da el caso de que debéis estar en contacto de una forma más frecuente para conocer el avance de un proyecto ToDo o similares pueden ser la mejor herramienta de cara a una correcta organización.
  • La música puede ser tu mejor aliada durante las horas de trabajo. Busca listas de reproducción que te motiven y contribuyan a desarrollar de una forma más eficiente tus proyectos. Las BSO melódicas o en general la música instrumental son una de nuestras pequeñas recomendaciones.
  • Si estás acompañado, conciencia a tu en torno de que es importante que respeten tus horas y lugar de trabajo. Hazlo también con tus animales, si tienes perro sal a pasear con el un rato, si tienes gato intenta mantenerle fuera de tu espacio de trabajo.
  • No por estar en casa tienes que pasarte la jornada completa frente a una pantalla. Es fundamental que realices pequeños descansos, y que estos los utilices para salir a dar una vuelta antes que ponerte frente al televisor, o aún peor, antes que ponerte a preparar una lavadora.
  • Estar sólo no es sinónimo de soledad. Puedes interactuar con otros colegas, ahora, intenta que no sean una gran distracción y que esto se repita constantemente.
  • Si trabajas durante una jornada completa, sería positivo que dejases preparada la comida el día anterior. Así podrás centrarte en lo realmente importante.
  • Prepara una alarma que señalice que tu jornada laboral ha terminado. No por estar en casa vas a equilibrar mejor tu vida. Es transcendental que mantengas un horario que te permita estructurar de una forma más eficiente tu día a día.

Y recuerda, en estos tiempos que corren una buena ducha y lavarse las manos de forma recurrente deben formar parte de tus principales actividades. Así evitarás el contagio y mantendrás a tu entorno contento y a salvo.

Desde Denocheydia seguimos online para todo lo que necesites. Seguimos al otro lado del email y del teléfono para todo aquello que necesites.